San Carlos Sud - Santa Fe - Argentina
Viernes 24 de Mayo de 2019

Escuela Nº 359 - Manuel Belgrano

D. F. Sarmiento 717

(3017) San Carlos Sud (Santa Fe - Argentina)

(3404) 42-0418
Diario Escolar Digital - Escuela Nº 359 - Manuel Belgrano - San Carlos Sud
Cuentos
26-12-2017 | Un hermoso relato
Papanuel de Graciela Cabal, un cuento de Navidad


Los Cardoso eran gente famosa en el barrio de San Cristóbal, pero sólo para las Navidades. Y esto por dos razones.
Porque, año tras año, la abuela, la mamá y los Cardosos chicos -tres nenas de nueve, seis y cinco años y un varón de cuatro- armaban un Pesebre que ni les cuento en el patio con techito de la casa.
Y porque Nochebuena tras Nochebuena, el papá llegaba al barrio, antes de dar las doce, vestido de Papá Noel ("Papanuel", decían los chicos).

Lindo era el Pesebre de los Cardoso. Y muy completo. Hay que ver que la abuela lo había ido armando desde el día en que su padrino le regaló una Virgen, un San José y un niño Dios con ojitos de vidrio. (La Virgen y San José eran mucho más petisos que el Niño, pero en la vida no se puede andar con tantas pretensiones.)

El Pesebre fue creciendo junto con la abuela.
Así que ahora que la abuela tenía un montón de años, el pesebre tenía un montón de piezas: 195, sin contar los ocho pastorcitos y las cuatro ovejas que, en un descuido imperdonable, se había comido Lilí, la perra del vecino.

Los aguafiestas que nunca faltan -tampoco en San Cristóbal- decían que el Pesebre de los Cardoso era una mezcolanza espantosa, y que dónde se había visto un Pesebre con gauchos, indios, buzos y espejos con patitos. Y ya que estaban en tren de criticar, también decían que el traje de Papá Noel del señor Cardoso, además de quedarle corto y ancho, era un remiendo vivo.
Pero hablaban de pura envidia... Y porque eran de esas personas aburridas que piensan: "¡Yo no sé quién habrá inventado las fiestas!" y se van adormir antes de que suenen las campanas.

¿Que cómo conseguía Cardoso el disfraz de Papá Noel?

Muy fácil: él trabajaba de Papá Noel en "El oso mimoso", la juguetería de Constitución.

Bueno..., de Papá Noel trabajaba para las Navidades. El resto del año hacía de todo un poco en la juguetería: plumerear los estantes, llevar paquetes, cebarle mate al dueño, perseguir a los ratones... Y bien contento estaba Cardoso con su empleo: gracias a él podía llevarles a los hijos alguno que otro juguetito en Nochebuena.

Pero este año las cosas venían mal.

-No hay ventas, Cardoso -había dicho el patrón-. Así que vaya olvidándose de los juguetes para los hijos, que yo no soy Papá Noel, ¿sabe?

Y llegó, por fin, la Nochebuena.

La casa de los Cardoso estaba de punta en blanco: la puerta abierta, para que los vecinos pudieran espiar; el árbol de Navidad, con su estrella en la punta; el famoso Pesebre, debajo del techito del patio.
También la mesa, con el mantel almidonado, los platos del juego, las copas rojas, el fuentón de los huevos rellenos y el pollo cortado finiiiiiiito, cosa que alcanzara.

Alrededor de la mesa, recién bañados y con la ropa de paquetear: los Cardoso. Todos menos el papá. Y a la mamá le entró una inquietud que se le alojó en la panza.
(Sí, también podía tratarse de hambre.)

Pero justo cuando en la radio empezaron a dar las doce, apareció. Con un traje bien rojo, bien brillante, bien nuevito: ¡Papá Noel!

-¡Ah! ¡Oh! gritaron todos impresionadísimos. Y el de cuatro corrió a esconderse detrás de la abuela.

-Es papá, bobito -dijo la de nueve.

-¡No es papá! ¡Es "Papanuel"! -berreó el de cuatro.

Sonriéndose a través de la barba, Papá Noel abrió la bolsa y empezó a repartir: una cajita de música y un libro de cuentos por aquí, un trompo de colores y un títere por allá... ¡Y también un barrilete de cola larguísima y un pizarrón con tizas y todo, y un barco de vela y unas acuarelas en caja de lata...!

-¿Para los grandes nada, Car... Papanuel? -se animó la abuela.

-Pero cómo no: unas peinetas plateadas con piedritas, un collar de caracoles, un mate con bombilla y en la bombilla un escudo...

-¡¡CARDOSO!! -tronó la madre hecha una furia -. ¿¿A QUIÉN LE..?? ¿¿DE DÓNDE...??

Él pareció no oírla, tan interesado estaba en el Pesebre.

Fue entonces cuando, moviendo la cabeza como si algo no acabara de gustarle, se puso a buscar en la bolsa. Busca que te busca, busca que te busca, al final encontró y sacó: un Papá Noel chiquito, con su trineo lleno de campanas diminutas y sus ciervos de cuernos dorados.

Tratando de no tirar nada, Papá Noel lo ubicó en el Pesebre, entre un indio sioux y un San Martín de caballo blanco.

Ahora sí, se sonrió conforme Papá Noel. Y después los miró a todos, fijo y en los ojos, levantó la mano en un saludo y se fue, sin darles tiempo de reaccionar.

Pero al rato nomás volvió. Lo único que, esta vez, tenía el traje de antes: corto, ancho, remendado.

-¡Papi, ése es mi papi! -dijo chocho el de cuatro.

-¡Ahora me vas a explicar clarito en qué lío te metiste vos, Cardoso!-protestó la mamá por lo bajo mientras se abrochaba el collar de caracoles-.Aunque, mejor, primero comamos los huevos, que se hizo tardísimo.

El señor Cardoso nunca pudo convencer a la familia de que él no había sido el de los regalos maravillosos.

Y bueno... Hay gente que se resiste a creer en Papá Noel.

Graciela Cabal

0        No        0        125       

Noticias Relacionadas
SUEÑOS Y MAGIA
"Puentes", de Elsa I. Bornemann
MUERE MI ROSTRO - NIY KILAKÁN
¡PAPÁ! de Philippe Corentin
LA TORRE DE CUBOS de LAURA DEVETACH
El grufaló Julia Donaldson Axel Scheffler

Escriba su Comentario si lo desea

Nombre o Nickname


(*) E-Mail


Comentario


Acepto Términos y Condiciones

(*) No son Obligatorios Completar

     

Términos y Condiciones del Servicio "Comentarios":

El Webmaster de La Escuela Nº 359 - Manuel Belgrano controla la información que los Usuarios proveen a través de este medio, y se reserva el derecho a interrumpir o finalizar el acceso a este medio de participación, sin previo aviso, a quienes atenten contra el normal funcionamiento del mismo.

Recuerde siempre que su participación será leída por niños en edad escolar.

En este espacio no está permitido:

. Utilizar lenguaje obsceno, discriminatorio y ofensivo.
. Cualquier tipo de ataque personal contra otros participantes.
. Todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.

El Webmaster de La Escuela Nº 359 - Manuel Belgrano se reserva el derecho de supervisar los comentarios, y los moderadores se reservan el derecho de no publicar (o remover luego de ser publicados) aquellos contenidos propuestos por los usuarios que no respondan estrictamente a los objetivos de los comentarios y a los parámetros establecidos en el presente reglamento.

Está prohibido violar directa o indirectamente los derechos intelectuales de propiedad de cualquier persona, cualquier copyright, marcas, derechos de publicidad, u otros derechos de propiedad. La Escuela Nº 359 - Manuel Belgrano no será en ningún caso responsable por dicha violación ni de las consecuencias que de ello se deriven.

Cada participante es único y exclusivo responsable de sus manifestaciones, dichos, opiniones.

Queda claro entonces, que las diferentes opiniones vertidas en los comentarios son de nuestros lectores, no de La Escuela Nº 359 - Manuel Belgrano.

30-04-2017 | El cuento de la semana
MUERE MI ROSTRO - NIY KILAKÁN
Compartimos hoy en esta sección una de las entretenidas animaciones de menos de tres minutos, donde se rescatan relatos orales, ancestrales, de las distintas etnias mexicanas en huasteco, maya, mixteco, náhuatl, totonaco, yaqui y zapoteco

0        No        0        125

01-04-2017 | Hoy te proponemos leer:
LA TORRE DE CUBOS de LAURA DEVETACH


Este libro tiene muchas historias. En ellas encontrarás mundos escondidos en torres de cubos y en dibujos hechos en la pared, y personajes inquietos y divertidos, como un deshollinador, un monigote de carbón y tres marineros de papel. En estas historias todo puede suceder, como que Bartolo tenga una planta que dé cuadernos o que a Mauricio en vez de palabras le salgan silbidos de locomotora a través de la boca. Todas estas son historias inolvidables, llenas de fantasía, de belleza, de libertad...
0        No        0        364

05-03-2017 | El cuento de la semana
LA TORTUGA GIGANTE (Cuentos de la selva, 1918) HORACIO QUIROGA
Había una vez un hombre que vivía en Buenos Aires, y estaba muy contento porque era un hombre sano y trabajador. Pero un día se enfermó, y los médicos le dijeron que solamente yéndose al campo podría curarse. Él no quería ir, porque tenía hermanos chicos a quienes daba de comer; y se enfermaba cada día más. Hasta que un amigo suyo, que era director del Zoológico, le dijo un día:
--Usted es amigo mío, y es un hombre bueno y trabajador. Por eso quiero que se vaya a vivir al monte, a hace mucho ejercicio al aire libre para curarse. Y como usted tiene mucha puntería con la escopeta, cace bichos del monte para traerme los cueros, y yo le daré plata adelantada para que sus hermanitos puedan comer bien.
[...]
0        No        0        289

19-02-2017 | El cuento de la semana
AL OTRO LADO Maurice Sendak
Hoy escucharemos un cuento escrito e ilustrado por Maurice Sendak, traducido por Ellen Duthie y publicado en español por Kalandra.



6        No        0        245

05-02-2017 | El cuento de la semana
¡Yo, león! de Antonio Rodríguez Almodóvar
Cuento narrado por su autor


Recuerda leer todos los días
0        Sí        0        199

16-04-2017 | El cuento de la semana
¡PAPÁ! de Philippe Corentin
Es la historia de un niño que en repetidas veces se ve enfrentado al miedo de pensar que hay un monstruo debajo de su cama, lo que le produce un gran terror. Esta situación lo lleva a recurrir constantemente a la protección de su padre, el que deberá calmarlo y explicarle que los monstruos no existen y son parte de la imaginación de casi todos los pequeños.
[...]
0        Sí        0        213

19-03-2017 | El cuento de la semana
El grufaló Julia Donaldson Axel Scheffler
0        No        0        69

26-02-2017 | El cuento de la semana
El pájaro nocturno Ursula Wölfel
Había un niño que siempre tenía miedo cuando se quedaba solo en casa. Sus padres salían a menudo por las noches.
Entonces era incapaz de dormirse, de tanto miedo como tenía. Oía un susurrar y un ruido, como si alguien respirase en su habitación.
Oía un crujir y crepitaciones, como si algo se moviera debajo de su cama.
Pero lo peor de todo era el pájaro nocturno.
[...]
1        No        0        286

12-02-2017 | El cuento de la semana
Gurí pescador Osiris Rodríguez Castillos
Libro- album
Un libro de Denisse Torena sobre la canción de Osiris Rodríguez Castillos, interpretada especialmente por Ana Prada.


1        No        0        388

21-01-2017 | El cuento de la semana
El señor Medina Un cuento de Iris Rivera
El señor Medina fue aprendiendo a medir las palabras. Estaba orgulloso porque nadie le enseñó. Aprendió solo, de inteligente que era nomás.
Está bien que no aprendió enseguida ni fácilmente. Le costó mucho, años le costó... sufrió equivocaciones, cometió graves errores que luego tuvo que lamentar, pero el tragaba saliva y se decía:
- ¡Atención Medina! Esta vez mediste mal, la próxima no te tiene que pasar.
Y trataba que la próxima vez no le pasara.
El señor Medina siempre llevaba en el bolsillo la cinta métrica. El padrino se la había regalado de chico, porque todos en la familia tenían una. La cinta métrica era una tradición en la familia del señor Medina. Unos la usaban mejor que otros, pero todos la tenían. El padre había sido un gran abogado, la madre una gran profesora, tenía tíos empresarios, un primo periodista y hasta un pariente lejano que ocupaba un importante cargo público... y todos sabían medir las palabras.
3        No        0        495

Vuelo 359

Escuela Nº 359 - Manuel Belgrano

D. F. Sarmiento 717

(3017) San Carlos Sud (Santa Fe - Argentina)

(3404) 42-0418

BoffelliWeb de Guillermo Boffelli (Diseño y Programación Web Profesional)

Copyrigth © 2019 - Escuela Nº 359 - Manuel Belgrano